martes, 12 de agosto de 2008

EL VIEJITO Y LA RANITA


Iba un viejito por el bosque cuando escuchó a sus pies una débil voz.
Se agachó y descubrió que quien le hablaba era una ranita:
Soy una princesa hermosa, erótica y sensual, diestra en todos los
placeres de la carne y el amor.
La reina mala, envidiosa de mis encantos, me convirtió en rana, pero sí me das un beso,
volveré a ser quien era y te daré todos los goces y deleites que mi voluptuoso temperamento y mi ardiente concupiscencia pueden producir.

El viejito levanta la rana y se la echa en el bolsillo.
Asoma la cabeza la ranita y le pregunta muy desconcertada:
¿Qué? ¿No me vas a besar?
¡No! -Respondió el viejecito. A mi edad es más divertido tener una
rana que habla, que una maniática sexual .

9 comentarios:

Raphinyo dijo...

Bueniiiiiiiiiiisimo
jajajajaja

Anónimo dijo...

jajajajajajajajaajjja

Cris

Jurema dijo...

Un hombre con las cosas muy claras no?.
Bon diaaa..

serena dijo...

!menuda ranita!
Esto si que es despertar con alegria, gracias

Nur dijo...

Ya te digo....

octum dijo...

Muy buena salud mental es lo que tiene el viejito.

Normalmente en nosotros uno de los centros de la máquina humana (instintivo/vegetativo/sexual, emocional y mental) está desbordado y, sobretodo entre los hombres es el sexual, ocupa terrenos del emocional y sobretodo del mental.
En las mujeres suele ser el emocional, pero nada es genérico y sí, todos somos únicos. Claro está.
Y el más único el viejito este.

Ejem, ...habría otra ranita como esta? Donde?!

Jurema dijo...

Hola Octum:
Muy bien psicoanalizado el tema veo que conoces lo más relevante del ser humano jajaja.
No tengo ranitas de esas , pero si la encontrara me la quedaría yo para lo mismo que el viejito que es lo más inteligente no crees?
Octum, dicen que están en las charcas y solo tienes que besarlas para que se conviertan en lo que necesites.
Un abrazo

Anónimo dijo...

jajaja muy bueno!. Ese viejito tiene muy buena cabeza. Yo creo que con una pizca de humor, demuestra que el viejito (osea un hombre mayor (lógico XD)). Es un hombre que ya ha madurado y sabe que hay cosas en una mujer (la rana) más importantes que el sexo. No quiero ofender a ningún hombre, pero es verdad, si un chaval de unos 16 años, por ejemplo., se encuentra con una rana que le dice todo eso, puede pasar dos cosas: 1-Que le de una patada por el susto.
2- Que la bese sin pensar, más contento que nadie.
Como él mismo dice: "A mi edad es más divertido tener una
rana que habla, que una maniática sexual".
Ese hombre ya ha madurado y sabe que eso no es importante.
(Menos mal que hay chicos que piensan que no es importante el sexo, aunque es difícil de ver, sinceramente). Bueno yo creo que el mensaje de ésta fábula es eso (o uno de los mensajes).

Saludos!

Jurema dijo...

Gracias anónimo.
Pienso algo parecido...
Abrazos