domingo, 10 de agosto de 2008

EL AGUILA Y EL HALCON.

Cuenta una antigua leyenda de los indios Siux, que una vez llegaron hasta la tienda del viejo brujo de la tribu, tomados de la mano, Toro Bravo, el más valiente y honorable de los jóvenes guerreros, y Nube Azul, la hija del cacique y una de las más hermosas mujeres de la tribu.

Nos amamos... empezó el joven.
Y nos vamos a casar.... dijo ella.

Y nos queremos tanto que tenemos miedo...queremos un hechizo, un conjuro, o un talismán...algo que nos garantice que podremos estar siempre juntos...que nos asegure que
estaremos uno al lado del otro hasta encontrar la muerte.

Por favor...repitieron, ¿hay algo que podamos hacer?

El viejo los miró y se emocionó al verlos tan jóvenes... tan enamorados...y tan anhelantes esperando su palabra...
Hay algo....dijo el viejo, pero no sé... es una tarea muy difícil y sacrificada...

Nube Azul...dijo el brujo, ¿ves el monte al norte de nuestra aldea? Deberás escalarlo sola y sin más armas que una red y tus manos....

Deberás cazar el halcón más hermoso y vigoroso del monte... Si lo atrapas, deberás traerlo aquí con vida el tercer día después de luna llena...
¿Comprendiste?

Y tú, Toro Bravo...siguió el brujo, deberás escalar la montaña del trueno...cuando llegues a la cima, encontrarás la más brava de todas las águilas, y solamente con tus manos y una red, deberás atraparla sin heridas y traerla ante mí, viva...el mismo día en que vendrá Nube Azul...
¡Salgan ahora!

Los jóvenes se abrazaron con ternura y luego partieron a cumplir la misión encomendada... ella hacia el norte y él hacia el sur...

El día establecido, frente a la tienda del brujo, los dos jóvenes esperaban con las bolsas que contenían las aves solicitadas.
El viejo les pidió que con mucho cuidado las sacaran de las bolsas...Eran verdaderamente hermosos ejemplares...

Y ahora qué haremos...preguntó el joven, ¿los mataremos y beberemos el honor de su sangre?

No! dijo el viejo.

Los cocinaremos y comeremos el valor en su carne? propuso la joven.

No, repitió el viejo. Harán lo que les digo: tomen las aves y átenlas entre sí por las patas con esta tiras de cuero...cuando las hayan anudado, suéltenlas y que vuelen libres...

El guerrero y la joven hicieron lo que se les pedía y soltaron los pájaros... El águila y el halcón intentaron levantar vuelo pero sólo consiguieron revolcarse por el piso. Unos minutos después, irritadas por la incapacidad, las aves arremetieron a picotazos entre sí hasta lastimarse....

Este es el conjuro. Jamás olviden lo que han visto... Son ustedes como un águila y un halcón...

Si se atan el uno al otro, aunque lo hagan por amor, no sólo vivirán arrastrándose... sino que además, tarde o temprano, empezarán a lastimarse el uno al otro...
Si quieren que el amor entre ustedes perdure...

“Vuelen juntos... pero jamás atados”.
Annarnau

14 comentarios:

Papallona dijo...

EXCELENTE!!!
Es el reto, el nuevo reto que hay que aprender para trascender en el arte de vivir en relación.
Un abrazo

serena dijo...

Bellísimo

Anónimo dijo...

Si como historia, como enseñanza, como ideal, es bellísima,pero hay algunos puntos que pueden llevar a confusión, además del águila y el alcón, existen muchos otros animales,claro para ntra.imagineria ellos dos simbolizan una parte de nosotros que ansiamos e intuimos, pero dónde "creo" hay que comprender bien, es que ese vuelo sólo será posible por la CUALIDAD del amor.Bueno esto sería una disertación
jejeje, algo de ntros.entiende,pero.......
besos,

pachamama dijo...

Precioso que gran verdad juntos pero no atados lo malo es que tarde o temprano los hombres siempre quieren atarnos para sentir que somos suyas .Deseo que todo el mundo encuentre su pajaro que vuele a su lado .
GRACIAS UNA ABRAçADA .

Jurema dijo...

Gracias Serena..
Un besito

Anónimo dijo...

Buena lección, pero que díficil llevarla a cabo. Estamos en ello, no..???

Gracias carinyet

tu fan nº 1

Cris

Jurema dijo...

Pachamama eso lo intentamos también las mujeres , no crees? aunque menos por que ellos no nos dejan , y la sociedad asi lo impone, pero la tendencia general es de tu eres mi@,
Por eso hay que hacer un trabajo interior individual...Bueno a mi me parece asi!!
Besitos.

Jurema dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jurema dijo...

Crisss!!! un besito

Jurema dijo...

Voy más allá!! Solo hay que ver la cantidad de muertes que se producen cada dia en el mundo, hoy llamadas de genero, antes, crímenes pasionales,
o sea.. La mate por que era mía!
Reflexionado!!.
Besos dulces Papallona

Jurema dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jurema dijo...

Anónimo.
El cuento es súpermetafórico y además estas aves de las que se habla son muy importantes en su cultura , ya no tanto en la nuestra, aqui podríamos hablar de cualquier otro que nos identificara , aunque el Águila y el halcón forman parte del inconciente colectivo y ahí entramos todos .
Un beso

Anónimo dijo...

Me ha encantado la moraleja, y emplea una gran enseñanza, aunque también hubiese quedado genial que el Águila y el Halcón aunque estubieran atadas hubiesen podido volar juntos, aunque de vez en cuando alguna no pudiera emprender el vuelo y el otro esperara a que lo consiguiese. En señal de que la cuerda reflejara las dificultades de la vida y el amor que ambos profesan, dando a entender que aunque los dos pasen dificultades y malos momentos siempre estarán juntos, ya que se aman y siempre alguno apoyará al otro.
Bueno ésta es mi versión (tampoco está mal ¿no?) ^^. La verdad deberían escribir moralejas como "EL ÁGUILA Y EL HALCÓN". Sinceramente para mí una de las bellas y de las más metafóricas.

Saludos.

G

Jurema dijo...

A esto solo puedo decirte que el amor es libertad , lastima que a la practica sea difícil de conseguir...
Solo el amor es capaz de cerrar lazos mas fuertes que la cuerdas , es como un circulo pero al revés. Así lo veo yo.
Gracias por tu linda visita.
Abrazos