viernes, 19 de febrero de 2010

KAMBÔ - MEDICINA


“Kambo” o “Sapo” es una medicina ancestral usada por las tribus indígenas amazónicas de la región occidental de la Amazonía.

Kambô (Phyllomedusa Bicolor)

Es una especie de Rana (Phylomedusa Bicolor) que vive en Amazonas, su secreción natural contiene una sustancia que actúa como poderoso energizante natural, es capaz de combatir y eliminar disturbios de salud en el ser humano, aumentando la eficiencia del sistema inmunológico.

Vasta bibliografía y estudios divulgados en revistas e Internet muestra que el efecto de la sustancia, en términos médicos, es una reacción inframedio simpática, con estimulación del sistema nervioso simpático seguida de estimulación completa del sistema nervioso parasimpático, es como si el organismo fuera totalmente pasado a limpio en un tiempo de 5 minutos. La sustancia presente en la secreción de la rana tiene la propiedad de desencadenar un proceso bioquímico de interacción orgánica, de estimulación en inhibición secuencial; su acción estimula ciertos receptores orgánicos pasando en seguida a inhibir otros centros, en un rápido cambio del sistema de actuación.
Médicos que ya han hecho el tratamiento con el Kambô e hicieron pesquisas en sus efectos afirman que puede ser eficiente hasta en la cura de enfermedades graves, por que actúa como un gran refuerzo del sistema inmunológico.

El KAMBÔ no trabaja sólo el plano físico, sino que además, fortalece y alinea los chacras, sella también nuestro campo electromagnético.

COLECTA
Se colecta la sustancia del kambô utilizando los secretos de los ancestros. En la colecta de la rana, ésta no es herida, el colector va orando palabras mágicas, pidiendo al espíritu amigo del Kambô que traiga cura, espontáneamente el Kambô suelta la sustancia de cura, después de la colecta la rana es dejada en el mismo árbol en donde se la encontró.
KAMBO / La vacuna del sapo ha puesto en peligro a esta especie

medicinakambo

El sapo verde o phyllomedusa bicolor es la mayor especie de este anfibio en la Amazonía. Segrega una sustancia utilizada en la llamada vacuna del sapo que aplican los indios del Valle del Juruá, en Brasil, para reforzar el sistema inmunitario. Los científicos han hallado en él propiedades antibióticas, contra el párkinson, el sida, la isquemia y el cáncer. Incluso han aislado dos sustancias, la dermorfina y la deltorfina, que venden por Internet. Actualmente, hay auténticas peregrinaciones de occidentales enfermos hacia la selva en su busca.
Un médico italiano la patentó hace años tras probarla él mismo y, como en el caso de la Ayahuasca, los indios se han movilizado.

www.elmundo.es

8 comentarios:

Pluma Roja dijo...

Una gran información, no conocía esta vacuna del sapo. Sabiduría ancestral.

Saludos cordiales,

Hasta pronto.

tula dijo...

Desconocía esa rana y su poder, algo que los laboratorios quieren que creamos que es suyo...
ese poder de Gaia está ahí fuera.
un beso.

Neogeminis dijo...

Como en todo, siempre hay pros y contra. Si realmente esta cura es tan completa y rápida, no dudo que los grandes requerimientos para la industria farmacéutica puede llegara poner en peligro no sólo a esta especie, sino también al medio natural en que habitan.
Ojalá se actúe con prudencia y buen sentido.


Saludos.

Angeles dijo...

En la naturaleza está todo lo que necesitamos no me cabe ninguna duda.
Buen finde!!
Besos:)

Camino a Gaia dijo...

Es triste que cuando se rebela una medicina, un bien para la humanidad, esto sea algo que pueda acabar con la existencia de su donador.
Porque las reglas del comercio son implacables. Primero se investigaran las sustancias activas, después se procederá a patentarlas y una vez iniciada la explotación comercial, si nadie hace nada, la fuente del conocimiento, nuestra honorable rana, se extinguirá en su medio natural. Eso evitará la competencia a una multinacional y todo el mundo tendrá que pagar por lo que antaño regalaba la Naturaleza.

silenciodd dijo...

La naturaleza es profunda y nuestro trato hacia ella muy amenudo es muy superficial,de hay el choque que provoca el contacto con esta parte de la naturaleza.

Y como bien resaltas hay seres que saben mirar y acompañar,que no explotar esa parte de la naturaleza,....de nosotros.

De hay surge el silencio cuando observamos a esta clase de personas.

Un saludo.

jacob dijo...

Hola!!

Permiteme presentarme soy administrador de un directorio de blogs, visité tu blog y está genial, me encantaría poner el link de tu blog en mi directorio y así puedas tener una opcion mas a incrementar tus visitas a diario.

Esperando su pronta respuesta

Jacob.
jacob.cm@hotmail.com

Nur dijo...

Cuando vamos?