domingo, 17 de febrero de 2013

LA VIEJA SIRENA




Glauka es ahora una vieja sirena que, jubilosa por la gracia recibida, se inclina con apasionado fervor, besa reverente el umbral de la gruta, eleva su agradecido corazón a la Eterna, la que pervive con diferentes nombres, la Madre de sucesivos dioses, el gran  Útero, origen sagrado de toda vida.


La vieja sirena se arrastra con las manos, tal como subió  la escala aquella remota noche y se sorprende al recordar. Tiene memoria y comprende que no la ha perdido porque sigue siendo súbdita del tiempo y de la muerte. Contemplando el mundo sublunar se da cuenta de que  aquella catarata que la arrebató  al convertirse en mortal acaba de petrificarse. La nube se desplaza, sí, en lo alto, la punta de los cipreses se balancea, pero son movimientos de durmientes, balbuceos inexpresivos. Lo mismo ocurre en sus ríos interiores: La sangre, la linfa, sus humores siguen sin duda corriendo al impulso del tiempo, pero apenas los perciben los ahora los torpes sentidos de Glauka.

Y entonces la vieja sirena tiene prisa…

Texto extraído de la novela la vieja sirena.
José Luis Sampedro


Fotografía de Jurema

7 comentarios:

Teresa dijo...

¡Qué belleza! Gracias

Un abrazo de luz femenina.

Desde las Aguas

Carmen Magia Ruiz dijo...

Me ha gustado mucho el texto... Un placer leer aquí.

Un beso.

Jurema dijo...


Gracias Teresa!

Otro abrazo luminoso para ti.

Jurema dijo...


Hola Carmen!

La novela es linda, la recomiendo.

Besos.

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Una armónica y Elegante Sabiduría.



Gracias por exponer...


Un abrazo.

Enrique dijo...

Hola mi querida chamana
Pasé a saludar y te comento que ahora migro a facebook por si quiees visitarme.
https://www.facebook.com/erostanatos333

Saludos

Te mando un gran abrazo.
Enrique

Anónimo dijo...

hola jureminha!!!lindo,lindo,lindo!!no tardes mucho en escribir,tus poemas,tu blog me encantan!la fotografia hecho recordar islas canarias donde he vivido un inverno!seas feliz!!besos elzen