lunes, 10 de agosto de 2009

GUERRAS..


Foto-Tim Wimborne

El hombre ha de fijar un final para la guerra. Si no, la guerra fijará un final para el hombre.
J.F.K.

12 comentarios:

Serena dijo...

La guerra....fiel reflejo de como
es nuestra ignorancia, hacia nosotros mismos y por ende con lo que significa vida.

Un abrazo, serena

Neogeminis dijo...

Terrible realidad que asusta.

Seremos capaces de acabar con ella?


saludos.

JR dijo...

Triste realidad, lastima que muchos aún no se dan cuenta.

Saludos, buena semana.

salvadorpliego dijo...

Totalmente de acuerdo. Es una cita que vale la pena para la historia.

Un placer leerte.

sedemiuqse dijo...

el hombre responsable de todo. el hombre tiene el poder en las manos.
besos y amor
je

Asun dijo...

Lo mas triste es que todavía quedan muchos hombres que no ven que esto sea así y se empeñan en dominar el mundo por medio de la violencia.

Un beso

Enrique dijo...

Es triste también que la llamada Guerra Fría fijó el final de JFK.
Un abrazo amiga Jurema.

Luis dijo...

Sabias palabras, lastima que el hombre se caracterize por su falta de sabiduría.
Un saludo
unaimagenpalabrasmil.blogspot.com

Angeles dijo...

Tristes guerras
si no es amor la empresa.
Tristes, tristes.

Tristes armas
si no son las palabras.
Tristes, tristes.

Tristes, hombres
si no mueren de amores.
Tristes, tristes.

Miguel Hernández
y así es..
Besos:)

Adolfo Payés dijo...

Hermosa reflexión.. por eso lo mataron a JFK..


Saludos fraternos
Un abrazo

Jurema dijo...

Hola amigos y compañeros de andadura!!
La pene de muerte y las guerras sean del color que sean, o en nombre de quien sea que se hagan, son lo más negro que el humano puede materializar.
No hay animal en la capa de la tierra que sea capaz de organizarse con otros llenos de odio para exterminar y ensañarse con sus congéneres...

Una cita de Jean Paúl Sartre dice muy acertadamente...
Cuando los ricos hacen la guerra, son los pobres los que mueren.

Un feliz y pacifico día.

Naiba dijo...

Mi querida amiga, una gran reflexión, que no deja de ser una cruel realidad.

Y lo peor de todo es que no nos damos cuenta.

Besos.